Al analizar nuestro devenir y partiendo del propio


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Al analizar nuestro devenir y partiendo del propio"

Transcripción

1 02_25 aniversario.indd 1 5/9/09 09:57:59

2 EL CONTEXTO SOCIAL 2 Al analizar nuestro devenir y partiendo del propio Congreso de Unificación (29-30 de junio y 1 de julio de 1984), podemos fácilmente deducir que ha sido tremendamente duro, sin tregua ni respiro en nuestras luchas. No podía ser de otra forma. Nadie nos lo iba a poner fácil en unas circunstancias tan cambiantes para la sociedad española, siendo una etapa clave para lo que, tras la muerte de Franco, se perfilaba en el estado español. El Congreso de Unificación entre los sectores mayoritarios del anarcosindicalismo, se produce en un momento en el que se había agotado el camino iniciado en 1976, y se necesitaba otro impulso diferente. Todo había cambiado a nuestro alrededor, laboral, social, sindical y políticamente. Todo había cambiado para que todo siguiese igual. Las movilizaciones sociales de la década anterior habían desaparecido. Las innumerables siglas (partidos, sindicatos, grupos juveniles, asociaciones...) que aparecieron al albur de un deseado cambio social languidecían y morían. El espacio sindical es ocupado prácticamente en su totalidad por el sindicalismo «institucional» de UGT- CCOO (ayudados en espacios concretos por sindicatos similares como CIG, ELA, USO, CSIF...); conformando un nuevo modelo de gestión burocratizado que rompe con la tradición asamblearia y combativa de los años 60 y 70 para institucionalizarse desde la hegemonía total de ambas organizaciones. Las personas dejamos de sentirnos protagonistas de los cambios y de las luchas, reproduciéndose el modelo político de delegación que liquida la conciencia obrera y social. Estamos en la década de los 80. Los años de las leyes de Reconversión y los reales decretos de Reestructuración que inician el proceso de desmantelamiento del sec- EL CONTEXTO SOCIAL 19

3 20 EL CONTEXTO SOCIAL tor industrial. Proceso que destruye millones de empleos estables, reorganizando los sitemas productivos y abriendo el paso de miles de trabajadoras y trabajadores hacia el sector servicios, las oficinas del paro o las prejubilaciones. Todo ello pactado y rubricado por UGT-CCOO ante la tremenda desilusión de un movimiento obrero que desorientado, desencantado y desarticulado se ve incapaz de dar respuestas. Un cambio que muta la ilusión en la posibilidad de una sociedad nueva por la aceptación de la inevitable implantación del modelo político y económico de la democracia capitalista occidental. En el año 1984 se producen acontecimientos de gran trascendencia en el mundo sindical. Es un momento de inflexión en el que CCOO, con debates internos y sangría de militantes, decide no firmar el Acuerdo Económico y Social, el llamado AES (en 1981 había firmado el Acuerdo Nacional de Empleo, y en 1983 el Acuerdo Interconfederal para la negociación colectiva), distanciándose del gobierno del PSOE. Este enfrentamiento, más formal que real, llevó a la convocatoria un año más tarde, en 1985, de la primera Huelga General desde la transición. En el ámbito político y social 1984 es un año clave para la sociedad española. El 30º Congreso del PSOE acuerda respaldar la entrada de España en la estructura militar de la OTAN. Dos años antes, en 1982, el último gobierno de UCD había firmado ya la entrada del país en su estructura política. El PSOE gana las elecciones generales ese mismo año en una campaña electoral en la que luce el ambiguo lema de «OTAN de

4 entrada NO», bajo el compromiso de la convocatoria de un referéndum antes de aceptar dicha integración. El año siguiente, 1985, con el PSOE y el gobierno haciendo campaña por el SÍ, valiéndose de unos medios de comunicación cada vez más poderosos y monopolizando la información en un solo sentido, consiguen la derrota del NO y de los últimos restos del impulso radical de la transición. En 1984 también se intensifican las negociaciones que conducen, un año más tarde, a la entrada del estado español en la Unión Europea, proceso que Europa, a través especialmente de la colaboración francesa en temas económicos y «de seguridad» con el gobierno español, estimula y acelera. El panorama para el anarcosindicalismo no era alentador y en esas circunstancias surge nuestro proyecto regenerador como un revulsivo en un proceso de agotamiento orgánico en CNT y desde una situación de marginación voluntariamente elegida en los centros de trabajo. Somos lo que queda en ese momento de un movimiento libertario con una historia deslumbrante y que pocos años antes había conseguido brillar con fuerza y luz propia, pero que se había desvanecido sin apenas dejar realidades. El conjunto de organizaciones combativas-revolucionarias retroceden y prácticamente desaparecen. La izquierda institucional, una vez se ha instalado en el poder, modifica su discurso hacia la sociedad, y el movimiento obrero languidece mientras los sindicatos «institucionales» se burocratizan a través de privilegios, subvenciones y nepotismo. El sindicalismo se convierte en un engranaje más del sistema político y económico y asimila a él sus criterios. El tejido industrial desaparece y comienzan los contratos temporales, las reformas de las pensiones, los acuerdos interconfederales con pactos de pérdida de poder adquisitivo... Este es el contexto y ese es el reto que decide afrontar nuestra organización, que se sigue proclamando CNT y que se plantea con total convicción que todavía tiene AUTONOMÍA EL CONTEXTO SOCIAL 21

5 22 EL CONTEXTO SOCIAL mucho que aportar. Las circunstancias no son fáciles y no quedan demasiadas energías para seguirlas desperdiciando en debates estériles que no importan a nadie más que a los últimos de Por ello el compromiso del Congreso de Unificación se proyecta como la última posibilidad ante los retrocesos abiertos. No olvidemos que el deterioro laboral y social se produce en medio de la caída de la participación obrera en términos generales, sin asambleas en los centros de trabajo, sin movilizaciones colectivas. Es un momento de cambio generacional en el que desaparecen la militancia y los criterios que alimentaron las luchas de la transición. Aparecen nuevas formas de confrontación social alternativas al sistema y compromisos basados en fórmulas también nuevas, conformando una realidad disidente que se escapa a los cánones clásicos de lucha obrera. La sociedad se normaliza dentro del marco de democracia burguesa, como decíamos entonces. Se incrementa la desmovilización social y la institucionalización de la izquierda política. Sin duda en ese momento la gran nota discordante es nuestro resurgir con un proyecto sindical renovado. Abierto a quienes quieren seguir luchando contra el sistema capitalista, manteniendo la conexión con una nueva generación de luchas surgidas del concepto de resistencia y de pequeños núcleos de autoafirmación militante en ausencia de movilización de masas y de un movimiento obrero transformador. Ahora, casi sin darnos cuenta, ya han pasado 25 años desde ese Congreso de Unificación y el proceso social ha ido evolucionando sobre las líneas ya definidas en aquel momento. Así vemos cómo la integración en la OTAN y en la Unión Europea han consolidado un modelo político y de relaciones internacionales perfectamente homologado por la hegemonía estadounidense y bendecido por las multinacionales y demás organismos del capital: BM, FMI, UE, BCE... que nos gobiernan con absoluta prepotencia. Un monstruo sin cabeza, invisible, que cercena nuestros derechos y donde los gobiernos de turno actúan de testaferros anulando nuestro poder de decisión.

6 AFILIATE EL CONTEXTO SOCIAL 23

7 24 EL CONTEXTO SOCIAL Un modelo que tuvo su momento más evidente con la participación del gobierno de Aznar en la invasión de Irak, y que mantiene su perfil más discreto con el gobierno de Zapatero y la presencia de tropas en Afganistán. Al final, a pesar del OTAN NO, de la insumisión al ejército y de la movilización contra la guerra de Irak o la invasión de Gaza por Israel, se nos ha impuesto el modelo belicista de globalización económica y armada. De la reconversión industrial y de los primeros apretones de cinturón, hemos pasado a las sucesivas reformas laborales. Paro, temporalidad, precariedad, flexibilidad y competitividad son las palabras que definen estos años. Competitividad bendecida por la Unión Europea, por la patronal europea, por la Confederación Europea de Sindicatos y por quienes mandan en Europa de verdad: banqueros y multinacionales. Ahora aparece una nueva palabra: flexiseguridad, que quiere decir «lo mismo y todo junto». En paralelo se desarrollan las privatizaciones, la desinversión social y el desmantelamiento del sector público, todo ello con la colaboración imprescindible del sindicalismo «institucional» de UGT-CCOO y del conjunto del sindicalismo burocrático. El rodillo bélico, laboral y social, ha llevado aparejado otro represivo, antiecológico y de desigualdad cuyo fruto es la sociedad que vivimos. Adormecidos por el consumismo, el crédito, los vaivenes financieros y por las posibilidades casi infinitas de uso tecnológico. Y todo, sin necesidad de pensar. Hasta que todo estalla y nos vuelven a meter en otra crisis, la enésima del sistema capitalista. Nosotros, primero como CNT y desde el año 1989 como CGT, no hemos abandonado la pelea. Hemos ido levantando un muro de conciencia, de respuestas, de luchas y de solidaridad a lo largo de 25 años de actuación permanente en todos los ámbitos donde nos ha sido posible. Hemos ido a contracorriente, cuestionando el sistema y la lógica del capital. Defendiendo el reparto del trabajo y de la riqueza. Luchando contra el militarismo, contra la depreciación ambiental y contra la desigualdad.

8 Desde la asamblea del taller más pequeño hasta la Huelga General, hemos seguido en la brecha. Y ese esfuerzo, esa resistencia, nos ha llevado ahora frente a un momento histórico en el que debemos reafirmar nuestro compromiso y consolidar los resultados que ya estamos consiguiendo. Si bien el proceso social ha seguido su curso dentro de la deriva neoliberal, otras muchas cosas han cambiado a nuestro alrededor, ya que nos hemos ido rodeando de apoyos y simpatías, dentro de los nuevos y viejos movimientos sociales que contribuyen decisivamente a una amplificación de nuestros mensajes. Ahora contamos con una experiencia propia acumulada y con una militancia que ha llegado a CGT en función de una multiplicidad de razones, cimentando una organización dinámica en permanente evolución. Es una militancia renovada que llega con la energía necesaria para iniciar nuevos caminos desde un aprendizaje práctico, que deja pocas opciones a la pasividad o a la confianza en las instituciones; y fruto de una realidad que pretende condenar a las generaciones más recientes a la precariedad, la sumisión y la indefensión, configurando una nueva presencia de hombres y mujeres formados en la lucha y en la movilización. El propio absurdo del sistema capitalista se encarga de abrir nuevas respuestas ante las injusticias que genera. Paro, violencia, represión, corrupción, especulación, degradación social. Una cadena de sobreexplotación que afecta especialmente a la inmigración, a las mujeres, a la juventud, enfrentando a trabajadoras y trabajadores de distintos orígenes a una competitividad fratricida. Esta experiencia acumulada, esa militancia a la que no dejan de sumarse nuevos compañeros y compañeras, junto con la interacción con los movimientos sociales con los que confluimos, hace que CGT constituya una realidad incuestionable en numerosos centros de trabajo y en el conjunto de la sociedad. Es ahí desde donde planteamos el próximo impulso para seguir nuestro camino desde la utopía a la realidad. Porque para eso nos sirve la utopía, para seguir creando nuevos caminos. EL CONTEXTO SOCIAL 25

9 Anexo 2 Reformas laborales y pacto social Ley 16/1976, de 8 de abril, de Relaciones Laborales 1977 Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo 1977 Pactos de la Moncloa 1979 Acuerdo Básico Interconfederal UGT-CEOE (ABI) 1980 Acuerdo Marco Interconfederal UGT-CEOE (AMI) 1980 Ley 8/1980, de 10 de marzo, del Estatuto de los Trabajadores 1981 Real Decreto-Ley 9/1981, de 5 de Junio, sobre Medidas para la Reconversión industrial 1981 Acuerdo Nacional de Empleo (ANE) CEOE-UGT-CCOO 1983 Acuerdo Interconfederal para la negociación colectiva CEOE-CEPYME-UGT-CCOO (AI) 1983 RD 2317/1983, por el cual se regulan los contratos en prácticas, de aprendizaje, y los contratos a tiempo parcial 1984 Ley 27/1984, de 26 de Julio, sobre Reconversión y Reindustrialización 1984 Acuerdo Económico y Social (AES) UGT-CEOE-CEPYME-Gobierno 1984 Reforma del Estatuto de los Trabajadores 1984 Ley de la Función Pública 1985 Ley 26/1985 de Medidas Urgentes para la Racionalización de la Estructura y Acción Protectora de la Seguridad Social Entrada del Estado español en la Comunidad Económica Europea (CEE) 1987 Ley de Planes y Fondos de Pensiones 1988 Plan de Empleo Juvenil 1992 Ley 22/1992 de 30 de julio, de medidas urgentes sobre fomento del empleo y protección por desempleo 1993 Ley 22/1993 de 29 de diciembre, de medidas fiscales, de reforma del régimen jurídico de la función pública y de la protección por desempleo 1994 Ley 10/1994 de Medidas Urgentes de Fomento de la Ocupación 1994 Ley 11/1994 de 19 de mayo de Reforma del Estatuto de los Trabajadores, de la Ley de Procedimiento Laboral y de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social 1994 Ley 14/1994 de 1 de junio, por la que se regulan las Empresas de Trabajo Temporal 1995 Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales 1995 Pacto de Toledo An ANEXO 2 26 EL CONTEXTO SOCIAL

10 1996 Ley de Racionalización de Pensiones 1996 Acuerdo de Solución Extrajudicial de Conflictos (ASEC) UGT-CCOO-CEOE-CEPYME 1997 Acuerdo Interconfederal para la Estabilidad en el Empleo UGT-CCOO-CEOE-CEPYME 1997 Acuerdo Interconfederal sobre Negociación Colectiva UGT-CCOO-CEOE-CEPYME 1997 Acuerdo sobre Cobertura de Vacíos UGT-CCOO-CEOE-CEPYME 1997 Ley 24/1997, de Consolidación y Racionalización de la Seguridad Social 1999 Ley 39/1999, de 5 de Noviembre, Ley de conciliación de la vida laboral y familiar de las personas trabajadoras Ley 11/1999 de Reforma de la Ley de las ETT 2000 Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre, Ley de Extranjería 2001 Acuerdo (Gobierno, CC.OO., CEOE-CEPYME) para la Mejora y Desarrollo del Sistema de Protección Social 2001 Ley 12/2001 de medidas urgentes de reforma del mercado de trabajo para el incremento del empleo y la mejora de su calidad 2002 Real Decreto-Ley 5/2002, de medidas urgentes para la reforma del sistema de protección por desempleo y mejora de la ocupabilidad Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (Gobierno, UGT-CCOO, CEOE- CEPYME) 2003 Ley 22/2003, Concursal 2003 Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (Gobierno, UGT-CCOO, CEOE- CEPYME) 2004 Ley 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género 2004 Pacto Social Competitividad, Empleo estable y Cohesión social (Gobierno, UGT-CCOO, CEOE-CEPYME) 2005 Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (Gobierno, UGT-CCOO, CEOE- CEPYME) 2006 RDL 5/2006 de 9 de junio para la mejora del crecimiento y del empleo 2006 LEY 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia 2006 Ley 43/2006 de 29 de diciembre para la mejora del crecimiento y del empleo 2007 Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (Gobierno, UGT-CCOO, CEOE- CEPYME) 2007 Estatuto Básico del Empleado Público 2007 Ley Orgánica 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres 2008 Medidas económicas del Gobierno frente a la Crisis 2009 Medidas Urgentes contra el Paro exo 2009 Negociación nuevo Pacto Social ANEXO 2 EL CONTEXTO SOCIAL 27

Sitemap