NiItJH. 19. unió FANDANGO. 30 REALES AL AÑOÜ! IMPORTANTE. MARTÍN EL ESPOSITO, novela. de Eugenio Sue t traducida bajo la di-


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "NiItJH. 19. unió FANDANGO. 30 REALES AL AÑOÜ! IMPORTANTE. MARTÍN EL ESPOSITO, novela. de Eugenio Sue t traducida bajo la di-"

Transcripción

1 NiItJH. 19 unió EL FANDANGO. 30 REALES AL AÑOÜ! IMPORTANTE. MARTÍN EL ESPOSITO, novela de Eugenio Sue t traducida bajo la di-

2 -290 reccion de la Sociedad Literaria. Empezaremos á publicar esta novela al propio tiempo que en Paris, esto es, á principios del próximo julio. Constará de 8 á 10 tomos de mas de 200 páginas. Se admiten suscriciones al precio de 4 rs. en Madrid y 5 en las provincias franco el porte. A los que se suscriban antes del 1. de julio lo» mismo que á los suscritores de El Telégrafo, El Fandango y la María, se les dará gratis el último tomo y ademas dos láminas litografiadas para cada tomo, que serán de 16 á 20 láminas de las mas interesantes escenas. LOS HERMANITOS. No hay cosa mas terrible pat» una honrada familia donde exista una soltera de quince á diez y ocho abriles, que los hermanitos. Se me dirá sin duda que da gusto verles juguetear cuando están de buen humor. Sus juegos suelen siempre seguir el impulso del egemplo paternal, así es que los tiernos vastagos de un matrimonio grave suelen entretenerse en sus juegos en remedar á sus papas y po-

3 ra clase de chiquillos que desde sus primeros pasos en le lágrimas descuellan ya por su asombrosa precocius mismos trages á hurtadillas, imitan con ellos la a de sus antecesores. \u25a0t ereis semejante formalidad en los hijos de los militaimbranse á oir siempre las hazañas de su padre, poritar casado tiene ocasión de mentir impunemente reil proezas á su cara mitad y á su dilatada prole, con d de que nadie ha de contradecirle, aunque por otro [U pálido, trémulo y azorado á la simple é inesperada le un ratoncillo, de una corredera ó de un escarabajos hijos de este moderno Marte juegan siempre á los á los pronunciamientos.

4 292 dad. Da gusto verles hombrear cuando apenas acaban de salir del cascaron. Como en este globo sublunar hay padres de todos calibres, algunos de ellos llevan su despreocupación hasta el estremo de enseñar á sus hijos en vez del catecismo del padre Ripal- da, ciertas palabras que por decencia ha omitido la academia en su diccionario; y es lo mas singular que á los padres les cae la baba de contento oyendo semejantes gracias á sus nenes, gracias que repugnan á los demás oyentes que no están á la altura de la ilustración del siglo. Estos angelitos crecen con la misma libertad que los árboles del Prado, y dá gusto ver su precocidad de ingenio. No hablaremos de las incesantes travesuras con que suele amenizar el hombre los primeros años de su vida. El amigo Bretón de los Herreros nos las ha descrito perfectamente en su donosa producción de No mas muchachos. Es preciso confesar sin embargo que las jóvenes de quince á diez y ocho primaveras suelen sacar gran partido de sus hermanitos. Los pobres nenes, sin comerlo ni beberlo, son otros tantos embajadores que suelen conducir los protocolos amorosos de potencia á potencia, y sin estos interesantes servicios, pueden hacer otros muchos que equivalgan en el tocador al auxilio de una doncella. Pero para los papas, hay ocasiones en que los hermanitos de una hija son la mas terrible langosta. Las chanzonetas que se deslizan de los ingenuos labios de estos inocentes personages que aun no tienen la menor idea de la

5 diplomacia, causan alguna vez mas discordias domésticas que una turba de envidiosos, hipócritas é infames calumniadores. Dos señoritas de sesenta años, amigas de sacristanes, puestas de acuerdo, no lograu á veces con sus lenguas viperinas hacer los estragos que hace en una familia, una sola palabra festivamente pronunciada por los candorosos labios de un angelito de cinco navidades. Los hermanitos son el espantajo de los pretendientes Preséntase el neófito' en el rango de los aspirantes, un poco por amor á los bellos ojos de la joven, y un mucho por amor á los ojos de la dote. La aparición de los hermanitos inspira desde luego esta lógica reflexión: una familia decorada de una madre de treinta y dos á treinta y tres años, época de la fecundidad, de un padre filósofo susceptible de colaboradores, de una joven amante del lujo, y de tres hermanitos de tres, cuatro y cinco años con apariencias de nuevas ediciones suplementarias, hacen disminuir la dote en razón directa de esta imprevista y natural progresión. El aspirante se retira por culpa de los hermanitos. Supongamos que por una laudable escepcion, el amante este verdaderamente enamorado, y persiste en sus intenciones matrimoniales. Si este virtuoso joven no está por desgracia dotado de un físico agradable, corre gran peligro de ser también victima de algún hermanito.,. Acicálase nuestro pretendiente, afeitase todos los días, po-

6 -294- nese su mas lucido trage, sin olvidar el indispensable lente para hacer la corte al ídolo de su corazón. Estas respetuosas visitas llévanse á efecto siempre en presencia del papá, que para no estorbar á los novios, se entretiene en leer los papeles públicos. El pretendiente está tímidamente sentado junto á la joven que, para disfrazar su emoción ó su fastidio, está bordando una esclavina. Como la conversación es lánguida, para animarla un poco le ocurre al aspirante llamar, á uno de los hermanitos y le coloca familiarmente en su rodilla. El ángel de Dios viéndose en el regazo de su futuro hermano político, busca diversiones análogas á su edad y á su situación, y he aquí por qué este niño encantador se entretiene en pellizcar la nariz de su futuro pariente. Cuando esta diversión le cansa, pasa á otros entretenimientos no menos agradables tira de las orejas de su cuñado, deshace el lazo de su corbata,' desatácale el chaleco etc. etc. Aunque el pretendiente siente agitación de nervios, no deja de sonreírse como es preciso que se sonria siempre ro el verdade- novio; pero esta laudable sonrisa produce en su rostro un gesto repugnante. Esta victima del hermaníto resuélvese á poner diversiones término á tan poco divertidas, para lo cual, dejando en el niño el suelo, entabla con él la siguiente conversación; Cómo te llamas, amiguito?

7 , Q Qué edad tienes, Lindoro?, Cinco años; y tú, Tiburcio? Cinco años? Cáspital ya eres un hombre hecho y dere- ho. Luego tendrás que casarte, no es verdad? Yo no quiero casarme. \u25a0 Por qué no?,, -Porque no. Mi hermanita está siempre llorando cuando le hablan de eso. Cómo! cómo! qué dices? -Mira, ayer estaba llorando porque dice que eres muy e Esta revelación déla inocencia, hizo un efecto indefinible en el mísero pretendiente. La joven que bordaba se clavó la aguja en el dedo. El padre dejó caer los periódicos en tierra, y en tono de reprensión dijo al impertinente muchacho: -Qué es esto, caballerato? Qué barbaridades esta usted ensartando? Calle usted si no quiere que le... El nene se puso á bramar como un toro y destilando cuatro chorros entre lágrimas y mocos, esclamó lleno de indignación. -Mamá no quiere que mienta, y he dicho la verdad, por-

8 que ayer dijo mi hermana que este señor es muy... Calla, tunante, ó te doy un bofetón. A esta objeción paternal, el obediente Lindoro renunció á la palabra, y el novio retiró la suya rompiéndose también este matrimonio por las gracias de un hermanito. Los cortos de vista. Las personas de carácter no retroceden ante su prógimo.

9 -297- Es un diablo, maestro, eso de ir oprimido para tener buena cintura. No se puede ser elegante estando gordo. Las gentes que arrastran coche, siguen mofándose de los bandos de la autoridad, y atropellando todos los dias al pueblo soberano. La prensa periódica no cesa de clamar sobre este abuso; pero no se hace caso de sus clamores porque dúenqoe los periodistas son caballeros de á pié. El otro dia se desbocó un coche, según han dicho nuestros colegas: nosotros creemos que los que se desbocarían serian los caballos. Sea como

10 fuere, es el caso que hubo desgracias y que no se castiga á nadie. i '''!ll! i I \u25a0_..' ' La autoridad debe mostrarse e- nérgica en este asunto y tomar alguna providencia seria. Nosotros creemos que se evitarían todas las desgracias mandando á los coches y caballos que en lugar de pasar por encima de los transeúntes magullándoles brazos y piernas, tomasen la precaución de pasar por debajo. Con esto se evitarían no solo muchas catástrofes, sino grandes sustos, pues siempre lleva uno el almapendiente de un hilo, y cuando libra la pelleja, queda espuesto el trage al roció de las ruedas. Tanto como se censuran los ómnibus de Sabatini, creemos que son los trenes mas juiciosos de Madrid, pues avisan de muy lejos y cuando mas, solo atropellan las narices. El célebre poeta improvisador don Pascual Cataldi, tan justamente elogiado por todos los periódicos de la corte, piensa dar en breve una nueva academia de improvisación. Parece que será amenizada con piezas de canto, que desempeñarán algunos de los mas notables artistas del Circo. Aconsejamos á los que no hayan tenido ocasión de admirar los talentos del señor Cataldi, que no dejen de asistir á un espectáculo verdaderamente asombroso. El señor Cataldi ha logrado ya despertar en nuestros poetas la afición á improvisar. En una de las funciones del Instituto se ensayaron en esta difícil empresa varios jóvenes, con bastante buen éxito. No dudamos que el célebre improvisador podría tal vez dar ciertas reglas para propagar su portentosa habilidad en España, y en este caso nos lisonjeamos de que no le escasearían los discípulos. Va haciéndose moda este agradable é instructivo recreo, y nosotros hemos asistido á una reunión de

11 is, en la que se compusieron en muy pocos minutos las si-!s poesías, que aunque no pueden compararse en mérito ; bellas inspiraciones del señor Gataldi, prueban que algo hacerse con el estudio, y buena dirección. ;ei,s.ovis ACIONES COW CONSONANTES FORZADOS. RESIGNACIÓN DE UN BANDIDO SONETO Me voy á la taberna: oeupo un banco: pido Jerez y Valdepeñas: trinco : diríjome á la cueva de un barranco,,,.-.; y encuentro á mis compinches... somos cinco Tomo el trabuco, porque no soy manco: pongo en él dos cartuchos... con ahinco: el primero que pasa ese es mi blanco: m apunto: fuego! brun!.. No da mal brinco En sus tristes despojos meto la uña, y de este modo atroz pesco sin caña,...,_, mirando donde fijo la pezuña. Mas si el verdugo á mi pesar me araña, me apretará el gaznate como cuña, y un gesto horrible acabará mi saña. MORALIDAD DE UN EX-MINISTRO. SONETO i He puesto mis millones en un banco y á la salud del pueblo como y trinco., Busquen otros fortuna en un barranco,,. que sin riesgo la hallamos mas de cinco. Mis trenes dicen que no he sido manco: que he trabajado con constante ahinco \u25a0;, : y aunque fui siempre de la prensa el blanco en alegres orgías bailo y brinco. Eramos seis y todos carne y uña, siempre dispuestos á pescar sin caña ni retirar del sitio la pezuña; Que en este mundo es tonto el que no araña, pues se desquicia alo mejor la cuña, y el destino fatal muestra su saña, -,,- -

12 A UN MAL POETA SATÍRICO. SONETO. Si no puedes herrar quita ese banco. mientras yo á tu salud alegre trinco. No hallas el consonante de un barranco! Poetas como tú... no he visto cinco. En materia de versos eres manco ; cese ya oh trovador! tu ciego ahinco.. Lo mejor de tus obras es Jq blanco, pues tu nombre infeliz se hunde de un arinco. En ágenos escritos hincas uña, con el vientre vacío como caña, tirando coces con feroz pesuña. Tu musa de figón todo lo araña: en todas sociedades metes cuña porque la envidia te legó su sarta. EMPEZANDO POR EL ULTIMO VERSO. Porque la envidia te legó su saña en todas sociedades metes cuña: tu musa de figón todo lo araña l Tirando coces con feroz pezuña, con el vientre vacio como caña, en ágenos escritos hincas uña. Pues tu nombre infeliz se hunde de un brineo, lo mejor de tus obras es lo blanco. Cese ya oh trovador! tu ciego ahineo. En materia de versos eres manco: Poetas como tú... no he visto cinco, no hallas el consonante de un barranco! Mientras yo á tu salud alegre trinco, si no puedes herrar quita ese banco. EL TIGRE DEL MAESTRAZGO. este título, nuestro amigo y colaborador el señor Ay- Izco estáf escribiendo una novela histórica que pone en que se merece el crapuloso estudiante de Tortosa.

13 301 «avant deux. Son grandes los beneficios de la lluvia _m»»9. *««~ MISERIA HUMANA! Hay hombres que se valen de medios villanos cuando no tienen razones para desacreditar á los que se ven honrados con la confianza y aprecio del público. Estos entes merecen compasión mas que otra cosa. De la librería de don Juan Oliveres de Barcelona ha salido un prospecto en que se anuncian Los siete pecados capitales Jís pues el caso que en este prospecto, que por una casuahdad ha kj

14 llegado á nuestras manos, se lee la peregrina frase siguiente: «El editor no sigue el egemplo de algunos en el inmodesto afán de incensarse á sí mismos; ni hace alarde de mendigados elogios de periódicos (que ya se sabe como se recaban), ni de inverosímiles cartas aprobatorias del autor ; pero asegura á los suscritores que así en Los siete pecados capitales, como en cuantas traducciones ha publicado, ó publicará, nada hallarán mutilado.» Miren ustedes qué picarillo es. el señor Oliveres! No contento con llamar embustera á la Sociedad literaria por las cartas aprobatorias con que la honró Mr. Eugenio Sue, felicitando á don Juan de Cápua por la traducción del Comendador de Malta y á don Wenceslao Ayguals de Jzco por la del Judio errante, hace muy poco favor á los periodistas á quienes supone dispuestos á incensar al primero que les mendigue elogios. Perdonamos intención la del señor don Juan Oliveres, á quien tenemos por un buen Juan, y solo le diremos que los interesados conservan en su poder las honrosas cartas de Mr. Sue, y aunque sea inverosímil es la pura verdad. La Sociedad literaria no tiene necesidad de mentir, como miente descaradamente el señor don Juan Oliveres para atraerse suscritores con el engaño, cuando dice en su prospecto que tiene en prensa la novela de Los siete pecados capitales. Todavía no los ha escrito Eugenio Sue, y ya los tiene en prensa el señor Oliveres! Y este caballero se atreve á tratar de embusteros á los demás! Miseria humana! Oliveres, Oliveres, hay hombres que son mugeres. L. Cuevas J \u25a0 El caballero Azor deja targetade visita en casa de madama tceiinia.

15 -303- Diga usted qué gente es esa? Es una familia inglesa.,,.! «taao-ff-eee-e Cada uno comprende la elegancia á su modo.

16 -304- En los lances apurados se conoce el talento de los hombres. No hay ya señorita elegante en Madrid, que no lleve á paseo su perrito. r MADRID-SOCIEDAD LITERARIA-1846 imprenta ded. Wenceslao Ayguals delzco, callede S.Roque, n.4.

Sitemap