Moran, Caitlin (2016). Soy feminista! En Cómo ser mujer, pp Barcelona: Anagrama


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Moran, Caitlin (2016). Soy feminista! En Cómo ser mujer, pp Barcelona: Anagrama"

Transcripción

1 Moran, Caitlin (2016). Soy feminista! En Cómo ser mujer, pp Barcelona: Anagrama

2 4. SOY FEMINISTA! En La mujer eunuco, Germa.ine Greer sugiere a la lecto ra que pruebe su sangre menstrual. «Si no la has probado, aún te queda un largo camino por recorrer, cariño>>, dice. Bueno, tengo que darle la razón. Hay que probar de todo una vez en la vida, incluso comer gambas con salsa agridulce en una furgoneta cutre de comida rápida de Leicester o ponerse una falda globo. Yo he probado, por supuesto, mi sangre menstrual. En general, prefiero una bolsa de ganchitos, pero no estuvo mal; mejor que casi todo lo que puedes com prar en el vagón restaurante del lntercity y, desde luego, un producto muy aceptable desde el punto de vista ético. Me he cuidado siempre de un modo ejemplar. Nunca me ha faltado heno limpio y abundante para dormir. Personalmente, sin embargo, no insistiré para que pro béis vuestra sangre menstrual ahora mismo, pues soy cons dente de que tal vez estéis en el autobús, o sentadas en la parte de atrás del club infantil Tick Tock Toddlers, tenien do una charla trivial y deslavazada con una mujer llama da «Barb». 1 Como ocurre con tantas cosas <(enriquecedoras» l. Además del diminutivo de Barbara, significa «pulla, comentario mordaz». (N tk la T.) 84 saltar en paracaídas, aprender la danza del vientre, hacerse un tatuaje-, saborear la sangre menstrual sería, reconozcá moslo, sólo algo que añadir a la lista de (<Cosas pendientes>>, junto con arreglar la barra de la cortina, desparasitar a los gatos o coser ese botón de la parte trasera del abrigo que, ahora que lo piensas, se cayó en No, señoras, podéis relajaros. No tendréis que probar vuestra menstruación hoy. No mientras yo esté de guardia. Lo que sí voy a pediros, sin embargo, es que digáis «Soy feminista». Preferiblemente, me gustaría que os subierais a una silla y gritarais: «SOY FEMINISTA», pero sólo porque wdo me parece más emocionante si lo haces subido a una ~illa. Es muy importante decir estas palabras en voz alta. (<SOY n:.minista.» Si os cuesta hacerlo, incluso con los pies en el suelo, yo me preocuparía. Quizá sea una de las cosas más importantes que una mujer dirá nunca: el equivalente a «Te t uiera>, «Es niño o niña?» o (( No! He cambiado de opinión! 1NO me cortes el flequillo!>>. Decidlo. DECID LO! DECID LO AHORA MISMO! Porque si no podéis, estaréis en el fondo inclinándoos y diciendo: (1 Dame una patada en el trasero y quítame el voto, por favor, patriarcado.» Y ni se te ocurra pensar que no deberías subirte a esa silla y gritar SOY FEMINISTA! si eres un chico. Un feminista varón es uno de los productos finales más gloriosos de la tvolucíón. Un hombre feminista debería DESDE LUEGO estar subido en la silla, para que nosotras, las señoras, pudiéramos brindar por ti con champán antes de codiciar tu cuerpo salvajemente. Y quizá nos cambiaras esa bombilla mientras estás ahí arriba. No podemos hacerlo solas. Hay una telaraña enorme en la esquina. Tenía quince años cuando dije por primera vez: «Soy 85

3 feminista.» Aquí estoy, en mi dormitorio, diciéndolo. Me estoy mirando en el espejo, viendo cómo lo digo: «Soy fe- mínista, soy feminista.» Han pasado casi tres años desde que escribí mi lista d~ cosas que hacer «Cuando tenga 18 afios», y armo lentamen: te las piezas del impreciso plan de quién debería ser. Aún no me he hecho agujeros en las orejas, ni he adelgazado, ni he entrenado a mi perro; y toda mí ropa sigue siendo horrible; Mi segunda mejor parte de arriba es una camiseta con el dibujo de un caimán que lleva una cerveza en la mano, con la frase ((DIVIÉRTETE BAJO EL SOL DE FLORIDA» en rosa fosforescente. Parece de lo más incongruente en una chica deprimida, gorda, hippie y con el pelo hasta la cintura que pasea por Wolverhampton bajo la lluvia. A decir verdad, parece un acto cotidiano de inmenso sarcasmo. Y sigo sin tener amigos. Ni uno: la familia no cuenta, está claro, porque viene gratis con tu vida, lo quieras o no; como el folleto de seis páginas de Curry's 1 que se cae del. periódico local y anuncia ordenadores Spectrum de l28k y radiocasetes. No. La familia no cuenta en absoluto. Pero, afortunadamente, no estoy sola porque, como les. ha ocurrido antes a millones de niños solitarios, me cuidan los libros, la televisión y la música. Me educan brujas, lobo~ y las estrellas invitadas sorpresa de W0gan. 2 Todo arte es alguien que intenta decirte algo, caigo en la cuenta. Hay miles de personas que quieren hablar conmigo en cuanto abro su libro o escucho su programa. Hay un trillón de telegramas llenos de información y de consejos importantes. l. Famosa cadena de productos electrónicos e informátícos. (N de La T.) 2. Programa de enrrevistas de la BBC dirigido por Terry Wogan entre 1982 y (N. de la T.) 86 Puede que la información no sea buena, o que haya algún consejo equivocado, pero al menos recibes algunos daros de lo que pasa ah1 fuera. La cinta de teletipo de tu CNN pasa a toda velocidad. Estás recogiendo información. Los libros parecen la fuente más potente: cada uno es la suma total de una vida que puede ser inhalada. en un solo día. Leo rápido, así que engullo vidas a un ritmo vertiginoso; seis, siete, ocho a la semana. Me gustan especialmente las autobiografías: puedo zamparme a una persona al ponerse el sol. Leo sobre granjeros de las colinas de Gales y mujeres navegantes que dan la vuelta al mundo, soldados de la Segunda Guerra Mundial y amas de llaves de las mansiones de Shropshire antes de la guerra, periodistas y estrellas de cine, guionistas, príncipes de la casa Tudor y primeros núnistros del siglo :xvu. Y cada libro, descubres, tiene su propio grupo social, unos amigos que quiere presentarte, como una fiesta en la biblioteca que no necesitara acabar nunca jamás. Cuando conozco a David Niven en La aventura de mi vida, 1 habla sin parar de Harpo Marx; y, cuando fmalmente me tropiezo con éste en el estante de las autobiografías que empiezan con M, los dos nos volvernos inseparables. Enseguida me pongo al día de cómo pasa la carde Marx: en la Mesa Redonda del Algonquin, 2 en Nueva York, una especie de Valhalla de preguerra para dandies bebedores de cócteles con máquina de escribir. Roben Benchley, Roben E. Sherwood l. Autobiografía del actor, publicada en (N. de La T.) 2. Famosas tertulias de un grupo de escritores, críticos y periodiscas en el Hotel Algonquin, en la década de Entre sus miembros estarían Roberr Benchley; Robert E. Sherwood, Alexander Woollcotr y Dorothy Parker, de los que Caidin Moran habla a continuación. (N. tú La T.) 87 l 1

4 y Alexander Woollcott despiertan en mí un afecto imperecedero por los hombres irónicos y mordaces que muestran su amor con insultos cada vez más rastreros («Hola, Asquerosa),). Finalmente, gracias a Woollcott, me ropo con la bendita Dorothy Parker, que rengo la sensación de que me.ha estado esperando siempre, en 1923, con su barra ~~ labtos y sus cigarrillos y su gloriosa y lacerante desesperac1on. Dorothy Parker es increíblemente importante porque, en.esos momentos, me parece la primera mujer capaz de ser divertida: un paso evolutivo tan importante para la mujer com~ el pulgar retráctil o la invención de la rueda. Parker es divertida en la década de 1920, y luego - tiendo a creer- no hay más mujeres divertidas hasta que aparecen French y Saunders, y Victoria Wood en la década de Parker es la Eva del humor femenino. Robert Johnson inventó el blues, a medianoche, en un cruce de caminos, después de vender su alma al diablo. Dorothy Parker inventó las mujeres divertidas, a las dos de la tarde, en el mejor bar de cócteles de Nueva York, después de dar a un joven camarero una propina de cincuenta centavos por un martini. No es difícil concluir cuál es el sexo más brillante. Pero Parker también me intranquiliza, pues la mitad de las cosas divertidas que escribe son sobre su suicidio: lo di-, vertido no parece fundonarle tan bien como, por ejemplo, aben El ron. Y no puede ignorarse que, después de ella, hubo que esperar casi sesenta afios para que apar~de~a on:a mujer divertida. El camino que abrió se mantuvo stgnificanvamente virgen. Empieza a preocuparme que las mujeres, como se rumorea, no sean tan buenas como los hombres, después de todo. Ese mismo mes leo el Résumé de Parker: ~<Las navajas te 88 lastiman; /los ríos son húmedos; / los ácidos te manchan; 1 las drogas dan calambres; 1 las armas esrán p rohibidas; 1 las sogas se rompen; 1 los gases son hediondos. 1 Bien podrías vivir.» Empiezo a leer a Sylvia Plath, una de las pocas mujeres que escribe tan bien como un hombre, coinciden todos, pero que también inrenta suicidarse varias veces: estrellándose con el mismo coche o tomando una sobredosis. Es preocupante. Empiezo a obsesionarme con Bessie Smith, cuya vida está marcada por la heroína. Adoro a Janis Joplin, que vive la década de 1960 hasta matarse. Y la gente es cada vez más horrible con la Duquesa de York, sólo porque es pelirroja. No puedo evitar darme cuenta de que la mayoría de las mujeres que se mantienen firmes frente a los hombres parecen infelices y tienden a morir jóvenes. Casi todo el mundo atribuye esto a que las mujeres son en esencia incapaces de arriesgar el cuello y competir con los hombres en igualdad de condiciones. No pueden con los machotes. Sencillamente, tienen que dejar de intentarlo. Pero cuando me fijo en su infortunio - desesperación, odio a sí mismas, baja autoestima, agotamiento, frustración ante la falta constante de oportunidades, de espacio, de comprensión, de apoyo o de contexto-, tengo la sensación de que todas mueren de lo mismo: de estar atrapadas en el siglo equivocado. Adelanrarse a su época es venenoso para las mujeres, empiezo a pensar. Ya lo sabía, pero sólo como un hecho silencioso y aceptado. Ahora Jo sé como un hecho estridenre e indignado. Son m ujeres rodeadas de hombres, sin un equipo o una mentora que las anime. Son el único par de racones altos en una habitación llena de zapatos bajos de suela gruesa. Llevan toda la carga de ser una novedad. Están furiosas y agotadas por tener que explicar a Jos hombres lo que las mujeres han 89., ' : 1 1.! :,.,:J ' 1 ~,1.

5 sabido siempre. Son astronautas en la estación espacial Mir, o los primeros corazones trasplantados. Puede que sean pioneros, sí, pero no pueden perdurar: Al final, el cuerpo los rechaza. La atmósfera resulta demastado pobre. No funciona. Y así, después de muchas vicisitudes, y justo cuan~ la necesito, aparece Germaine Greer. Sé más o menos quten es, por supuesto; cada ve:z. que mi madre se atreve ~ hacer una conjetura sobre qué puede fallar en el coche, rru padre responde, con un suspiro: «Está bien, Germaine Greer. Déjalo ya,, pero nunca me he encontrado realmente con ella. Nunca he leído nada que haya escrito, ni la he vístq hablar. Supongo que es una mujer adusta y grito~a, siempre dice lo que hay que hacer: como una monja, enfadada. Entonces la veo en televisión. No sé en qué programa; mi diario no lo dice, pero señala el día con una de signos de exclamación. <<Acabo de ver a Ge~maine en la tdevisión, qué SIMPÁTICA!!!!!!!.., escnbo. «Y VERTIDAMA!!!!!>' Greer utiliza las palabras <lliberación > y «feminismo» me doy cuenta -a los quince años- de que es la..,... ~,., persona que conozco que no las ~ce con ~casmo o comillas invisibles. No las pronunc1a como s1 fueran JJ<U...,..., un tanto desagradables y peligrosas, o que tuvieran manipularse sólo con el extremo de unas pinzas, como estiércol humano o el tifus. En cambio, Greer dice «soy feminista> con la serenidad, como si fuera algo lógico y estuviera en su cho. Parece la solución de un enigma que hubiera afios. Greer lo dice con autoridad y con orgullo: la es un premio que muchos millones de mujeres, a lo de la historia de la humanidad, ganaron con su lucha. 90 vacuna comra el fracaso de nuestras pioneras. Es la atmós ~era que nos sostendrá a rodas en el espacio: la parte del mstrumental que nos faltaba. Es lo que nos mantendrá con vida. _U~a semana _después, yo también estoy 8iciendo «Soy ferrurusta> 1 al espejo. Estoy fumando un pitillo de mentira de papel higiénico enrollado. Echo d humo imaginario, como Lauren Bacall, y digo: <<Soy feminista, Humphrey Bogart.» Es más emocionante pronunciar esa palabra que soltar tacos. Es embriagadora. Hace que me dé vueltas la cabeza. Sé' que ahora soy una feminista porque, después de ver a Greer en la televisión y de quedarme encantada con ella, acabo de leer La mujer eunuco. No sólo me he sumergido en su obra por la promesa de emancipación; he de reconocer que también buscaba escenas de sexo. Sé que es, como dice Eulalie McKecknie Shinn de la poesía de Balzac en Vivir de ilusión, 1 ((un libro INDECENTE>>. Mira: en la cubierta aparecen tetas. Seguro que hay un montón de sexo en su interior. Sin embargo, aunque tiene algunos fragmentos indecentes, lo más notable, para alguien que ha crecido con la música rock, es que Greer escribe sobre el hecho de ser mujer como los hombres cantan sobre el hecho de ser hombres. Cuando Bowie describe a Ziggy en Zíggy Stardust: ~<Él era el 1111ZZ 2 1 con el culo que Dios le dio 1 demasiado lejos llegó 1 pero con la guitarra era un as», podría haber sido Greer hablando de sí misma. Ella es la nazz, con el culo que Dios l. The Music Man (1962), película basada en un musical de Broadway. (N. de la T.) 2. David Bowie se inspira en el poeta beat Richard ((Lord» Buckley y ~u poema The Nazz, que habla de un personaje lleno de magnetismo, h:tsado en Jesús de Nazarer. (N. de la T.) 91

6 le dio. Escribe párrafos como solos de piano, y su interpretación del feminismo es sencilla: todo el mundo debería parecerse un poco más a ella. Despreciar todas esas memeces inútiles que hemos heredado. Ser alguien nuevo; rápido, libre. Reír, y follar, y no tener miedo a decir las cosas como son, a un novio, a un gobierno o a quien sea, si son estúpidos o están equivocados. Y A TODO VOLUMEN. COMO MÚSICA ROCJ<. Más tarde, La mujer eunuco es como alguien que entra corriendo en el dormitorio -mi dormitorio-gritando << Oh, Dios mío!>, y dispara un fuego de artillería dorado. tiene esa velocidad imparable de los que juegan hasta el límite de sus posibilidades. Y el regocijo vital de saber dice cosas que nadie ha dicho antes. Sabe que ella era el vo frente borrascoso; la tormenta que se avecinaba. No entiendo la mitad de lo que escribe. A los afios, aún no me he cruzado con nada que pueda machismo en el trabajo, aversión a las mujeres o, por puesto, lo que me ha llevado en primer lugar a ese libro: pene que espere ser estimulado o acariciado. La mitad de que leo me desconcierta muchísimo: la mezcla de su con los hombres y su convicción de que las mujeres se traicionando a sí mismas, y son débiles, no tiene nada ver con lo que yo pienso. Mi idea general es que todos «los muchachos», e intentamos llevamos lo mejor que demos. No me gustan las grandes generalizaciones, y estoy gura de que al resto del mundo tampoco, me digo a mtsma. Pero no hay duda de que este libro, el mundo que cierra este libro, es de lo más emocionante. Germaine que ser mujer - el sexo completamente marginado, de do, silenciado y oprimido- parezca de repente algo 92 nante. En pleno siglo XX, una época esclava de la novedad, la mujer resulta ser lo más novedoso de todo: todavía envuelta en celofán, todavía doblada y guardada en la caja, después de haberse hecho la muerta a lo largo de la historia. Pero ahora, somos la nueva especie! El nuevo furor! Somos el tulipán, América, el Hula Hoop, la nave espacial con destino a la Luna, la cocaína! Cualquier cosa que hagamos será, implícitamente, asombrosa. Me siento una especie de fan..., esa decisión algo perezosa y completamente entusiasta de creer todo lo que tu héroe dice y hace; de seguir su estela fluorescente sin hacer preguntas. Éste es un héroe que no me hará dafio, que no me dirá de repente y de un modo horrible que ellos probablemente me odian, como los encargados de transportar y montar el equipo de Led Zeppelin, que repartían pases a las groupies menores de edad con un ojo, un pájaro, un madnero y la frase «Trago semen». O como cuando descubrí que Frank Bough, (<el papá del desayuno>>, 1 era sadomasoquista. Para una tierna adolescente, es un héroe extraño que será bueno para mi espíritu. Años después, por supuesto, seré lo bastante Greeraria para no escar de acuerdo con alguna de sus afirmaciones: dejó el sexo en la década de 1980, se opuso a la elección de una profesora transexual en el Newnham Ladies College, se obsesionó con el cambio de sexo hombre-mujer, y, lo peor de todo, criticó el cardado de la columnista de Th~ Guardian Suzanne Moore («Su pelo parece el nido de un pájaro y lleva unos zapatos horrorosos»), lo que me entristeció: me encantan los cardados. l. Frank Bough, presentador británico de Breakfd.St Time, entre orros programas, que fue despedido de la BBC por un escándalo de sexo y drogas. (N de la T.) 93

7 Pero a los quince años, cuando termino de leer La mujer eunuco, estoy tan emocionada por ser una mujer que, sí hubiera sido hombre, me habría cambiado de acera. En 1990, a los quince años y medio, voy por la vida diciendo (<Soy feminista», dd mismo modo que la gente normal va diciendo: (c Un montón de dinero!», «Qué tonto eres, Rodney!» o «Sigue al oso!». He descubierto una parte de lo que soy. Pero, naturalmente, quizá re estés preguntando: ~e Soy feminista? Puede que no. No lo sé! Sigo sin saber de qué se trata! Estoy demasiado agotada y confusa para decidirlo. Todavía no lo veo claro! No tengo úempo para averiguar sí soy una militante feminista! Parece que queda mucho por hacer. QUÉ QUIERE DECIR? Lo entiendo. Así que aquí óenes el modo más rápido de averiguar si eres feminista. Ponte manos a la obra. a) Tienes vagina? b) Quieres responsabilizarte de ella? Si en ambos casos has contestado «SÍ», entonces enhorabuena! Eres feminista. Porque tenemos que reivindicar la palabra (<feminismo». Necesitamos recuperar urgentemente la palabra «feminismo». Cuando las estadísticas sefialan que sólo un veintinueve por ciento de las mujeres norteamericanas se describirían a sí mismas como feministas, y sólo un cuarenta y dos ciento de las británicas, yo solía pensar: Qué creéis que ES el feminismo, señoras? Qué aspecto de la «liberación de mujer» no va con vosotras? Es el derecho al voto? El 94 cho a no ser una propiedad del hombre con que te casas? La campaña por la igualdad de salarios? El Vogue de Madonna? Los vaqueros? Todo esto tan cojonudo TE PONE DE LOS NERVIOS? 0 sólo ESTABAS BORRACHA EL DÍA QUE HICIERON LA ENCUESTA? Ahora, sin embargo, estoy mucho más tranquila; desde que me di cuenta de que es técnicamente imposible que una mujer se oponga al feminismo. Sin feminismo, no te dejarían debatir el lugar de la mujer en la sociedad. Estarías demasiado ocupada pariendo en d suelo de la cocina, mordiendo una cuchara de madera para no estropear la partida de carras de los hombres, antes de volver a limpiar la cal del retrete. Por eso me hacen tanta gracia esas mujeres columnistas del Daily Mail que se quejan diariamente del feminismo. Te pagan mil seiscientas libras por ello, querida, pienso. Y apuesto a que van a tu cuenta bancaria, no a la de tu marido. Cuantas más mujeres protesten, en voz alta, contra el feminismo, más probarán no sólo que éste existe sino también que disfrutan de sus privilegios, ganados con tanto esfuerzo. Porque aunque la gente haya intentado maltratarla y repudiarla, ((feminismo» es la palabra que aún necesitamos. Ninguna otra servirá. Y, reconozcámoslo, no ha existido otro término, si exceptuamos el «poder de las chicas», que suena como si estuvieras en alguna rama de la Cienciología dirigida por Geri Halliwell. 1 Que «el poder de las chicas» haya sido d único rival de la palabra «feminismo» en los últimos cincuenta afios es lamentable para las mujeres. Después de todo, P. Diddy ha tenido cuatro nombres diferentes y sólo es un hombre Una de las Spice Girls. (N. de la T.) 2. P. Diddy, rapero, coreógrafo, actor y productor musical estadounidense, también conocido como Puff Daddy, Largebaby y Puffy. (N de la T.) 95 Jr.,.

8 ... Personalmente, no creo que la palabra <<feminismo» por sí sola sea suficiente. Creo que hay que.ir más allá. Q uiero recuperarla conjuntamente con la palabra «exaltado)>. As1 parece más sexy. Ha sido tan negativa durante t.anto tiempo que ya es hora de que sea positiva de nuevo. La han utilizado para maltratarnos! Utilicémosla ahora conrra ellos! Quiero reivindicar la palabra «feminismo exaltado)) de la misma manera que la comunidad negra ha reivindicado la palabra «negro)>. «Adelante, mí feminista exaltada! Trabaja la dicotomía dialéctica masculino/femenino», gritaré a mis amigas en los bares, mientras todos asienten al ver lo entusiasmadas que estamos y lo auténticas que somos: la palabra nos excita tanto como el champán, derrapar con el freno de mano o «Helter Skelter>l. 1 El hecho de que sea ahora una palabra infrautilizada y denigrada lo hace más fascinante; algo as{ como decidir ser la persona que, en solitario, vuelva a poner de moda el som7 brero de copa. Cuando la gente vea lo bien que te sienta, todos querrán uno. Necesitamos la única palabra que hemos tenido para describir «hacer que el mundo sea igual para hombres mujeres ). La reticencia de las m ujeres a utilizarla es mala señal. Imagina que en los años sesenta se hubiera to de moda entre la gente de color decir que «no estaban favor)} de los derechos civiles. «No! No estoy a favor de los derechos civiles! Ese tin Luther King es demasiado gritón. Sinceramente, tranquilizarse.» Pero también entiendo por qué las mujeres emp...,,vu: a rechazar la palabra «feminismo». Acabó siendo invocada en tantos contextos inadecuados que, quien no estuviera aj tanto de los objetivos principales del feminismo, e intentara averiguarlo por las conversaciones que lo rodeaban, creería que era una combinación espectacularmente poco atractiva de misand.ria, amargura e hipocresía, partidaria de la ropa fea, del malhumor y, seamos realistas, de que no hubiera sexo. Tenemos, por ejemplo, la columna de Tht Guardian titulada «Lo que estoy pensando realmente)) que, en 2010, mostraba los pensamientos secretos de una mujer de la limpieza: A veces... reflexiono sobre las ironías del trabajo: por ejemplo, que toda la plancha sea ropa de hombre. En su intento por escapar de lo doméstico, las mujeres se niegan a planchar las camisas de su marido. Enhorabuena; vuestro acto de feminismo significa que d trabajo pasa a otra mujer, colocando a ésta en un rango diferente. H e oído esta teoría cientos de veces: que una auténtica feminista pasada la aspiradora en su casa, que Germaine Greer limpiaba su propio cuarto de baño, y que Ernily Wilding Davison 1 se arrojó a los pies del caballo con unas manos que todavía olían a la fragancia de pino de un producto para limpiar el horno. Y, si nos quedamos con esto, cuántas mujeres llegarán a la conclusión, suspirando, de que no pueden ser feministas porque tienen una señora de la limpieza? l. Helter Skelter. además de «tobogán», es una canción de Beatles. (N de la T.) 96 l. Activista británica ( ), militante del sufragio, que murió atropellada por el caballo del rey Jorge V. (N. de la T.) 97

9 Pero, por supuesto, al contratar una ayuda doméstica, ninguna mujer está oprimiendo a otra, ya que LAS MUJERES NO INVENTARON EL POLVO. EL RESIDUO PEGAJOSO QUE SE ACUMUlA SOBRE LA TETERA NO PROCEDE DE LA VA GINA DE LAS MUJERES. NO ES ESTRÓGENO LO QUE LLENA LOS PLATOS DE LA CENA DE SALSA DE TOMATE, MIGAS DE PESCADO EMPANADO Y RESTOS DE PUR! DE PATATA. MI útero NO SUBIÓ CORRIENDO LA ESCALERA PARA DEJAR TODA LA ROPA DE LOS NIÑOS EN EL SUELO, NI PUSO MERMELADA EN LA BARANDILLA. Y MIS TETAS NO SON RESPONSABLES DE QUE LA ECONOMíA GLOBAL ADJUDI QUE EL TRABAJO DOMÉSTICO A LAS MUJERES. El desorden es un problema de la humanidad. Las tareas domésticas nos atafien a todos. Si un hombre contratara a un señor de la limpieza, todos lo considerarían un simple acto laboral. Por qué d hecho de que una pareja heterosexual contrate a una sefi.ora de la limpieza se considera una traición al feminismo es algo que no tiene ni pies ni cabeza, a no que estés convencido de que llevar una casa es de... ~=;. u... manera: a) una obligación ineludible de las mujeres, que auc:m~ b) se hace siempre únicamente por amor, nunca dinero, porque eso «estropean en cierro modo magia del hogar. Como si los platos supieran que ha lavado la persona contratada, en vez del ama casa, y se sintieran <tristísimos>>. Todo esto es a todas luces, y utilizando el auténtica basura. En esta vida, puedes pagar a una oejrso.i'iii para que haga cualquier otra cosa en tu lugar. Hay donde te blanquean el ano, en caso de que consideres el de piel demasiado oscuro. Así es. Por dinero, te ponen 98 r~xido ~n el ano para que parezcas Marilyn Monroe. Si ttenes m mas en tu parcela, pagas a alguien para que arriesgue su vida eliminándolas. Si quieres ver a dos personas dándose ~uñetazos hasta dejarse el cartílago de la nariz hecho papilla, vas a un combate de lucha en jaula. Ahí fuera hay gente transpor:ando excrementos humanos, trabajando como mercenanos o masrurbando cerdos. Y sin embargo, no sé por qué, en medio de todo esto -r de tamos otros trabajos indignan tes-, sigue estando mal VIsto que una mujer del norte de Londres contrate a una persona para limpiar la casa. A los dieciséis años trabajé de asistenta: limpiaba una casa llena de paneles de madera que tenía una señora en Pen~ Road, -w:olver~amp~on, y me encamaba pensar que alguten con mi cualtficactón (nula) pudiera ganar dinero derrochando Vim por los grifos monomando de otra persona Y desincrustando la cal de la tetera con un tenedor Veinte años más tarde, tengo mi propia asistenta.. Y tene~ ~a em~leada de hogar oo tiene nada que ver con el femtrusmo. S1 una mujer de clase media se compromete en una '7us~ antifeminista al contratar a alguien para que le haga la limpteza, debemos considerar que un hombre de clase media está apoyando la opresión de clases al contratar a un fontanero? El feminismo ha tenido exactamente el mismo problema que lo «polfticamence correcto»: la gente uúliza el término sin saber muy bien qué significa. Mi amiga Alexis vio hace poco a un i<caballero de la cal le>> sentado en la entrada de una tienda, bebiendo una lata de cerveza a las 9.07 de la mafiana... (( Ja, ja, ja! No estoy siendo políticamente correcto!», le drjo el vagabundo, blandiendo su. lata a modo de brindis. Desde lut:go, estar como una cuba a las nueve de la mañana en la entrada del Primark de Western Road, en 99

10 !. 1, Brighton, no tiene nada que ver con lo ((políticamente correcto>>. Con todos mis respetos, tío, no eres más que un vagabundo cogiéndote una borrachera monumental. No estás haciéndole un gesto despectivo con La mano a Polly Toynbee, 1 Barack Obama o la BBC. Y, sin embargo, muchísima gente estaría más de acuerdo con la definición de este vagabundo de lo «políticamente correcto)>; a saber, cualquier gracia mínimamente arriesgada ~prohibid:})> por la «brigada de lo políticamente correcto>>, que con la definición real de lo políticamente correcto: una educación regulada. Codificar la cortesía en áreas donde antes ocurrían cosas verdaderamente terribles, como utilizar el término ((paki» o que un albañil me llamará «Tetas McGee>> a los quince años. Hay una generación entera que confunde «feminismo» con «cualquier cosa relacionada con la mujer». El «feminismo» se considera sinónimo de «mujer moderna»; por un lado> un alegre recordatorio de lo que el feminismo ha conseguido, pero por el otro, un caos político, léxico y gramatical. En los últimos años, he visto cómo el feminismo -no lo olvidemos: la liberación de la mujer- era culpado de lo siguiente; trastornos alimenticios, depresión en las mujeres; incremento de la tasa de divorcio, obesidad infantil, depre. sión masculina, embarazos tardíos, incremento del aborto) consumo compulsivo de alcohol entre las mujeres y... u.._.., to de la delincuencia femenina. Pero son cosas con las q simplemente han estado RELACIONADAS LAS MUJERES, no tienen nada que ver con el movimiento político «feminismo)). l. Conocida periodista británica, columnista de The uua~ratlltn1 (N. d( 14 T.) 100 La vuelta de tuerca más irónica es que muchas veces el feminismo se ha utilizado como una vara -en realidad, vara es demasiado ~ falocéntrico», quizá sea mejor «copa peluda» para que las mujeres dejen de comportarse con la misma libertad, normalidad y espontaneidad que los hombres. En algunos casos extremos, incluso se ha llegado a insinuar que comportarse con la misma libertad, normalidad y esponraneidad que los hombres está destruyendo a otras mujeres. Como ocurre con lo de hacer comentarios. Hay una idea generalizada de que las feministas no se critican entre sí. «No es muy feminista por tu parten, me dicen si pongo verde a otra mujer. «Dónde está la solidaridad femenina?», exclama la gente cuando J ulie Burchill se ensafia con Camille Paglia o Germaine Greer le pega un bufido a Suzanne Moore. Bueno, yo creo que el feminismo te lleva hasta ese punto... y luego tienes que empezar a criticar Desde cuándo se confunde el feminismo con el budismo? Por qué demonios, por el he<:ho de ser mujer, tengo que ser amable con todo el mundo? Y por qué las mujeres, para colmo, tienen que esmerarse por ser «ca riñosas~ y <<Comprensivas» siempre entre ellas? Esta idea de la <(solidaridad femenina» me parece, con franqueza, absurda. Yo no concedo una bonificaci6n del veinte por ciento por similitud genital si me encuentro con alguien que lleva sujetador. Si una persona es imbécil, es imbécil, con independencia de que a ella y a mí, en conciertos y fiestas, nos toque esperar o no en la cola más larga para entrar en el bafio. Cuando la gente afirma que las mujeres han estado siempre en un segundo plano por culpa de otras mujeres, por despellejarse unas a otras, creo que se está sobrestimando seriamente el poder de un comentario cáustico y mali- 101 i l.., " :,lj 1 j! ' 1! lw, 11! 1 ~ :.! 1 f : 1...

11 cioso en el descanso del pitillo. Tenernos que recordar que decir sarcásticamente c<e.stá un poco calva» no es lo que ha impedido que las mujeres consiguieran ese treinta por cien~ to que separa su paga de la de los hombres o un puesto en el consejo de dirección. Pienso que se debe más a las decenas de miles de afios de enraizada misoginia social, política y económica y al patriarcado, para ser sincera. Eso tiene un poquito más de influencia que una broma sobre lo mal que le sientan a alguien los pantalones. Tengo una regla de oro que me permite juzgar, cuando d tiempo apremia y necesito emitir un juicio precipitado, si se está tramando alguna gilipollez machista. Obviamente no es cien por cien infalible, pero, en general, te sefiala la buena dirección. Consiste en preguntar: << Van a hacerlo los hombres? Les preocupa también a ellos? Les quitará parte de su tiempo? Decís a los hombres que no lo hagan porque va a ser «decepcionante,? Tendrán que escribir los hombres un maldito libro sobre estas gilipolleces exasperan tes y estúpidas que sólo sirven para perder el tiempo? Logrará esto que Jererny Clarkson 1 se sienta inseguro?)} Casi siempre la respuesta es: «No. A los chicos no se les dice que sean de una determinada manera. Sólo tienen que seguir addante con sus cosas.» A los hombres no se les comunica que están oprimiendo a otros hombres con sus comentarios. Se supone que los hombres pueden aceptar sin problemas que otros hombres les pongan verdes. Así que, partiendo de esta base, imagino que las mujeres también soportarán la idea de que otras mujeres las despellejen. PORQUE SOMOS ESENCIALMENTE l. Presentador y periodista británico especializado en temas automoviusticos. (N. de la T.) 102 IGUALES A LA HORA DE SER MALVADOS LOS UNOS CON LOS OTROS. Con esto no quiero decir que debamos comportarnos como brujas con las demás, ni convertir cada día en una sesión de veinticuatro horas que, con sus críticas e insultos, destroce ante nuestros ojos la vida, el armario y la psique de nuestros congéneres. Tenemos que recordar siempre la Pauta más importante de la Humanidad: S~ EDUCADO. SER EDUCADO es posiblemente la mejor contribución diaria que podemos hacer a la vida del planeta. Pero, al mismo tiempo, «Van a hacerlo los chicos?» es una buena manera de detectar las esporas de misoginia en un suelo que, por lo demás, parece perfectamente fértil y seguro para cultivar una filosofía. Fue basándome en «Van a hacerlo los chicos?» como decidí que estaba en contra de que las mujeres llevaran burka. Sí, la idea es que protege tu pudor y hace que la gente te considere un ser humano, en vez de un mero objeto sexual. Eso está bien. Pero de quién te protege? De los hombres. Y quién (siempre que sigas las reglas y lleves la ropa acle~ cuada) te protege de los hombres? Los hombres. Y quién te considera un mero objeto sexual en ve:z. de un ser huma~ no, en primer lugar? Los hombres. Bien. Parece que todo se basa en un problema masculino, en realidad. Yo lo pondría bajo el epígrafe «Cien por cien material que los hombres necesitan aclarar». No entiendo por qué nosotras tenemos que ponernos de repente cosas en la cabeza para solucionarlo. A no ser que te guste realmente el atuendo, y lo lleves incluso cuando estés sola para ver EastEnders; en ese caso, adelante. Mi educación acepta tu elección. Puedes ser lo que quieras..., siempre que estés segura de que es realmente lo que quieres, y no una de las dos opciones, igualmente chungas, que te imponen. 103 l' : ' 1! J 1.!.1 ' r:

12 Porque el propósito del feminismo no es hacer un tipo determinado de mujer. La idea de que hay <<tipos)> de mujer inherentemente buenos o malos es lo que ha jodjdo al feminismo durante tanto tiempo; la creencia de que «nosotras» nunca aceptaríamos chicas fáciles, chicas poco imeügentes, chicas criticonas, chicas que contratan sefíoras de la limpieza, chicas que se quedan en casa con sus hijos, chicas con un mini Metro rosa con pegatinas de << Impulsado por polvo de hadas!» en el parachoques, chicas con burka, o chicas a las que les gusta imaginarse casadas con Zach Braff de Scrubs, con el que se acuestan a veces en la ambulancia mientras el resto del reparto mira y Juego aplaude. Pues sabes una cosa? En el feminismo entramos todas. Qué es el feminismo? Sólo la convicción de que las mujeres deben ser tan libres como Jos hombres, por muy chifladas, estúpidas, crédulas, mal vestidas, gordas, menguantes, vagas y engreídas que sean. Que si eres feminista? Ja, ja, ja. Por s~pues to que sí NECESITO UN SUJETADOR! Por supuesto, el feminismo sólo te llevará hasta ese punto; luego necesitas ir de compras. No me refiero a las compras de Sexo en Nueva York, esa experiencia divertida y reveladora, un poco como la meditación, pero con una pierna metida en unos jegging de la ralla 40 de Topshop. Personalmente, encuentro absurda la idea de que las mujeres «adoran» ir de compras; casi todas las que conozco tienen ganas de llorar después de pasarse cuarenta y cinco minutos recorriendo las tiendas de moda en busca de una camisa, y se apresuran a beber ginebra en las tristes ocasiones en que tienen que encontrar un vaquero. No. Con <cir de compras» me refiero únicamente a «salir y comprar algo que realmente necesitas»; como unas bragas. Porque a mis quince años necesito bragas. Necesito bragas sin remedio. Tal vez esté preparada para machacar el patriarcado y conseguir mi tatuaje de <<Soy una Feminista Exaltada)) pero no si ello implica enseñar lo que hay en el cajón de mi ropa interior. Aunque a quién pretendo engañar? Ni siquiera tengo un cajón de ropa interior. Todo lo que tengo -unos pantalones, dos chalecos, dos pares de mallas, una falda, tres camisetas y un único jersey raído-está 105

Sitemap